domingo, 1 de enero de 2012

TARTA DE QUESO, CHOCOLATE Y BAILEYS

Que mejor manera de empezar el año nuevo que compartiendo con todos vosotros una riquisima tarta, una de mis preferidas, es la tarta que comimos de postre ayer en la cena de noche vieja, desde que la vi en el blog Kanela y Limón estaba deseando probarla y pensé que mejor que una noche tan especial. Ahora tan solo espero poder compartir con todos vosotros muchisimas recetas en este año nuevo que acaba de comenzar, FELIZ AÑO NUEVO A TODOS !!!






     INGREDIENTES:
  • 200g de galletas
  • 100g de mantequilla derretida
  • 240g de queso crema
  • 300ml de nata
  • 1 yogurt natural azucarado
  • 1 yogurt y medio (medida del bote de yogurt) de azúcar
  • 75g de chocolate con leche
  • 50g de mantequilla
  • 7 hojas de gelatina
  • 50ml de Baileys
  • 75ml de leche


Ponemos la gelatina a hidratar en agua fría. Reservamos.

Forramos la base y las paredes de un molde desmontable con papel de horno o acetato.

Trituramos las galletas...

Les añadimos la mantequilla derretida y mezclamos hasta formar una masa homogénea...

Ponemos las galletas en la base de nuestro molde y con un vaso hacemos presión para nivelarlas...

En un recipiente ponemos el queso, el yogur y el azúcar. Batimos para mezclar bien...

En la leche bien caliente, deshacemos la gelatina (escurrida previamente)...

En un recipiente montamos la nata y a la mezcla de queso y yogur, le añadimos la gelatina disuelta en la leche...

Mezclamos bien y dividimos esta mezcla en dos partes iguales...

A una de las partes, le añadimos la mitad de la nata montada y el Baileys. Mezclamos con movimientos envolventes...

Derretimos en el microondas la mantequilla con el chocolate. Lo haremos de 30 en 30 segundos y removiendo de cada vez...

Añadimos el chocolate a la mitad de la mezcla de queso y removemos bien...

Añadimos la nata restante y mezclamos con movimientos envolventes...

Volcamos la mitad de la masa blanca encima de la capa de galleta y a continuación la mitad de la masa chocolateada...

Colocamos el resto de la masa blanca y encima de esta, cucharadas de la masa de chocolate. Con una brocheta o palillo formamos remolinos con ambas masas...

Introducimos en la nevera hasta cuajar. Preferiblemente de un día para otro.